Alcaraz recurre a la épica para superar a Albert Ramos en cinco sets

Carlos Alcaraz está llamado a vivir grandes emociones en Roland Garros y este miércoles quedó demostrado. El español logró su pase a la tercera ronda en París con un duelo no apto para cardíacos, levantando una pelota de partido antes de batir a Albert Ramos Viñolas por 6-1, 6-7(7), 5-7, 7-6(2), 6-4 en el choque más largo del torneo tras cuatro horas y 37 minutos de batalla. El prodigio conoció por primera vez la quinta manga en la arcilla gala, aceptando la máxima agonía para alcanzar el triunfo.

El cabeza de serie No. 6 tuvo que sobrevivir en un partido con aroma a emboscada, rodeado por los graderíos que escoltan la arcilla en la pista Simonne Mathieu. Ante uno de los jugadores más físicos del vestuario sobre tierra batida, un Ramos que levantó 21 de las 28 pelotas de quiebre encaradas, el pupilo de Juan Carlos Ferrero coqueteó con el abismo antes de asegurar su permanencia en el torneo.

«Me siento muy cansado», reconoció el español sobre la pista. «Ha sido una gran batalla ante Albert, sabía que sería un partido muy duro. Hemos luchado hasta la última pelota. Estoy muy feliz con el partido que he jugado y por vivir esta experiencia».

Si los grandes campeones exhiben su dureza en los momentos límites, Alcaraz atravesó su bautismo de fuego en la capital francesa.

Nada parecía anticipar lo vivido sobre la arcilla. Tras un fulgurante inicio que le colocó en tres ocasiones a dos puntos de asegurar los dos primeros sets, Alcaraz reconoció al otro lado de la red un auténtico muro. La tenacidad de Ramos, antiguo cuartofinalista en Roland Garros y 10 veces finalista ATP Tour sobre polvo de ladrillo, supuso una prueba de valentía en las manos del prodigio español.

Un incansable juego de fondo entregó a Ramos el desempate del segundo parcial, le aupó en un tercer set de ida y vuelta y colocó toda la atención en la cuarta manga, donde amenazó con detonar una de las grandes sorpresas del torneo. Si Alcaraz había generado una expectativa mayúscula en París, Ramos se encargó de recordar el precio en el albero: sudor por cada punto y trauma en cada juego.

El cuarto set ofreció los momentos más dramáticos del encuentro. Tras un temprano intercambio de roturas, Ramos mantuvo la mirada a Alcaraz con un tenis de hierro y llegó a rozar la victoria con las yemas de los dedos. El catalán quebró el servicio del murciano (5-4) y llegó a tener una pelota de partido con su servicio, que desapareció con una mortecina derecha en la red.

Desde entonces, el delirio se apoderó del partido. Alcaraz, arropado por gritos y carteles de los aficionados, escaló hasta el 5-6 en el parcial y dispuso de tres pelotas de set al resto en un juego eterno, en el que no pudo aprovechar sus opciones para evitar la muerte súbita. El desempate, esa ruleta rusa en la que se jugó la vida, le mantuvo en pie sobre París con la esperanza todavía intacta.

«Tras el punto de partido, he jugado agresivo en el tiebreak», indicó Alcaraz. Me sentía como cuando estábamos jugando al inicio del partido. En el quinto me sentía fresco, como al inicio. He corrido a por cada pelota. Ese punto de partido cambió todo para mí», recordó el murciano todavía con el partido caliente.

Con las pulsaciones disparadas, el quinto set arrojó un partido competido a pulmón. Ramos se parapetó en una nueva rotura (0-3) que llevó al límite la paciencia de Alcaraz, desesperado por el continuo remolque del encuentro. Allí, sin embargo, emergió un jugador imposible. Un revés de otro mundo, apenas a unos centímetros de las vallas, hizo que Alcaraz devolviese el quiebre, la alegría a las gradas y al esperanza en su interior.

Con la noche de París cayendo sobre la pista, el desenlace no pudo ser más incierto. Carlos enlazó cuatro juegos consecutivos (del 0-3 al 4-3), aceptó que Ramos equilibrase de nuevo el choque al resto (4-4) y lanzó una última oleada, con defensas imposibles hasta hacer suya una de las victorias más duras que se le recuerdan. Con el cuerpo consumido por el esfuerzo, Alcaraz derribó otro muro en París.

«He sentido que jugaba en casa», reconoció el español, agradeciendo el calor recibido por la Simonne Mathieu. «Es increíble jugar ante vosotros. Sentí el apoyo desde el inicio del partido hasta la última pelota. El ambiente ha sido fantástico, y hubiera sido imposible ganar este partido sin vuestros ánimos».

La victoria permite a Alcaraz ampliar hasta el 3-0 su dominio en el historial ATP Head2Head sobre Ramos-Viñolas, con el que ha vivido algunos de los momentos más especiales de su carrera. El murciano sumó su primer triunfo ATP Tour en Río de Janeiro 2020 ante el catalán, al que también había vencido en las semifinales de Umag 2021 camino de su primera corona en el circuito.

Ahora, el camino de París abre un nuevo horizonte para Alcaraz, situado ya entre los últimos 32 supervivientes del cuadro principal. El español disputará la tercera ronda de Roland Garros ante el estadounidense Sebastian Korda, su único verdugo sobre arcilla en 2022, o el francés Richard Gasquet, uno de los jugadores más queridos del torneo. Fuente https://www.atptour.com/es/news/roland-garros-2022-alcaraz-ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.