Un triste Real Murcia sólo empata ante El Ejido (1-1)

DAVID SORIA HERNÁNDEZ

El banquillo del Real Murcia se llevó dos amonestaciones. Este es el ambiente entre las actuaciones arbitrales y la falta de victorias. Los nervios cuando las cosas aún no van mal pueden contribuir, precisamente, a que al final vayan mal. Por primera vez, la afición se distanció de este equipo. Del entusiasmo inicial se ha pasado al enfado con un Murcia que solo supo sumar el cuarto empate seguido, esta vez ante el CD El Ejido (1-1).

El Real Murcia está peor que hace dos semanas. Los problemas en la creación de juego siguen y se agravan, además, sin la estabilidad defensiva anterior. Regresó Casado y Simón jugó con tres centrales, como el CD El Ejido. Pero encajó igualmente. Ya son tres jornadas seguidas recibiendo goles y cuatro de los últimos cinco partidos oficiales. La jugada del 0-1 llegó en la continuación de un córner forzado por Montero, bien lanzado en profundidad por Jorge García, falso ‘9’. El central Lucho anotó.

El Murcia necesitaba tomar el protagonismo en un ambiente irritable, también irritado desde que todos pidieron un penalti sobre Dani García con 0-0. El juego tampoco ayudó por la falta de ideas, más aún cuando Julio Gracia se fue lesionado. Lo intentaban los laterales y Ganet, en el segundo palo, pudo rematar. Pero la mejor ocasión fue de Sergio Pérez, que escorado disparó al palo. Ni las rupturas de Dani García, esta vez segundo punta, ni el regreso de Carrasco al once, sin situaciones dentro del área, dieron resultados.

Simón buscó soluciones para un Murcia que no funcionaba. Juan Fernández y Boris entraron y se deshizo la defensa de tres centrales. El 4-4-2 tenía que dar más presencia ofensiva, pero no se vieron los beneficios. El Murcia dejaba más espacios sin que mejorara su juego. Y tampoco dominaba por empuje. El equipo le daba poco a una grada inquieta que veía cómo Serna evitaba el 0-2 tras un disparo de Sergio Pérez.

El Murcia no veía el camino del gol, pero sí lo hizo, por sorpresa, Pablo Haro. Sin minutos hasta ahora, entró y en apenas unos segundos en el campo empató a pase de Mario Sánchez. Aún quedaba tiempo y podía pasar de todo. Felip soltó un buen chut desde fuera del área y Alberto González se fue al ataque con un aplaudido ímpetu. El partido ya había perdido el orden entre dos equipos que seguirán otra semana sin ganar. Ya suenan los pitos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.