UCAM Murcia CF sufre para superar al Linares Deportivo en el BeSoccer La Condomina (1-0)

DAVID SORIA HERNÁNDEZ

Acaba de empezar la temporada y los partidos ya tienen la tensión de las últimas jornadas. En esta Liga del Grupo IV-B quedan 16 encuentros, lo que en otros años implicaría tener toda la primera vuelta ventilada. Con esa responsabilidad jugó el UCAM, que ganó (1-0) sufriendo ante un Linares dominante pero sin remate. Volvió a marcar un delantero, Jauregi de penalti, y Biel Ribas desvió al larguero la mejor ocasión para el empate.

El Linares quiso llevar la iniciativa desde el principio, con Rodri organizando ante un UCAM que se desplegaba bien. Los azulillos atacaban, pero más desde el control que proponiendo un partido abierto al estilo de Alberto González. Con un buen inicio de Carnicer, buscaban las bandas. Ahí apareció Neto, cuyo pase al área lo remató Hugo Díaz. Johan evitó que la pelota entrara. Encima, Adri León se lesionaba. Fue entonces cuando el UCAM respiró. Una mano en el área puso a Jauregi frente a Razak. El delantero transformó el penalti. Repetía titularidad a pesar del gol ganador de Aketxe ante el Sevilla Atlético.

Con el 1-0 el control pasó a ser el UCAM. El Linares seguía teniendo el balón, pero los universitarios se sintieron más sólidos para dejar en nada la construcción rival. Y cada estirón del UCAM subía el volumen. Santi Jara tuvo una gran ocasión al contragolpe. A puerta cerrada se pudo escuchar a todo el banquillo del UCAM pidiendo a Javi Moreno que encarara a Neto, que ya tenía amarilla. La historia acabó con Alberto González quitando al lateral al descanso y haciendo otros dos cambios.

Las variantes funcionaron porque el Linares inquietó más con el balón. Sanchidrián probó el disparo nada más comenzar la segunda parte. El equipo generaba más peligro, siempre entrando por las bandas. A Villarejo, un lateral, le bloquearon un tiro y Perejón, el otro lateral, pisaba el área buscando un rematador. El UCAM se defendía en su propio área demasiadas veces, pero resistía negando siempre el chut. De hecho, la mejor ocasión del Linares llegó desde fuera del área. Ya había entrado Marc Mas y Hugo Díaz aprovechó que tenía compañía. Retrasó su posición y disparó, pero Biel Ribas desvió al larguero con un paradón. Un portero que vale puntos.

A nivel de juego la segunda parte estaba donde quería el Linares. Tenía el dominio y presencia en los últimos metros. Seguía faltando el último pase. El UCAM aguantaba  y el central Josema ya estaba metido como delantero. Alberto Fernández pudo dar algo de aire saliendo con velocidad, pero los de Salmerón no estuvieron tranquilos hasta el final. Entonces sí. 4 victorias en 4 partidos oficiales. Todas por la mínima. Los delanteros marcan y el portero para. Y a pensar en el siguiente encuentro. Para esto vino Salmerón. Para ganar, también en las malas. En partidos de primavera que se juegan en otoño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *