El Girona corta la racha de un FC Cartagena que acaba con nueve jugadores (2-1)

El Girona celebró este martes una importante victoria, la cuarta en sus últimos cinco partidos, al superar al Cartagena en Montilivi por 2-1 en el duelo que abrió la novena jornada.

Un doblete de Mamadou Sylla dio los tres puntos al Girona, que sigue escalando posiciones en la tabla y ya está a tan solo uno de la promoción de ascenso, mientras que el Cartagena cortó una racha de cinco partidos seguidos sin perder.

Francisco dejó atrás la defensa de tres hombres que utilizó en Castellón y deshizo el trivote para dibujar un 4-4-2 más ofensivo, y el Girona rápidamente se hizo con el control del balón.

El primer gol no tardó en llegar. En el minuto 7 Samu Sáiz asistió a Mamadou Sylla con un delicioso pase por encima de la zaga rival. Solo en el área, Sylla anotó su segundo gol del curso al batir a Marc Martínez con la zurda.

El gol reafirmó el dominio del Girona y el cuadro local estuvo a punto de doblar su ventaja con un peligroso chut desde la frontal de Nahuel Bustos, que a última hora reemplazó a un Cristhian Stuani que notó problemas físicos en el calentamiento.

Pero en el minuto 23, los visitantes restablecieron el empate con un gol de Rubén Castro. Juan Carlos repelió un potente chut de Alberto Cayarga desde el vértice izquierdo del área, pero la pelota rebotó en el veterano ariete, que celebró su quinto gol y enlazó el cuarto partido anotando.

El Girona volvió a rozar el gol por medio de Bustos y Bárcenas, y en el 39 vio cómo el Cartagena se quedó con un hombre menos por la expulsión de David Forniés por golpear con un brazo a Sebastián Cristóforo en el centro del campo.

El primer acto acabó con el Cartagena reclamando un penalti, en una acción en la que Ramalho, providencial, neutralizó in extremis una clarísima ocasión de Cayarga, y la segunda parte comenzó con el equipo de Borja Jiménez acercándose con peligro al arco gerundense, a pesar de competir en inferioridad.

El conjunto visitante tuvo el gol en las botas de Julián Delmás, primero, y de Elady Zorilla, después. Poco a poco, se fue imponiendo la lógica y el Girona empezó a asediar el área rival.

El 2-1 llegó poco después de cumplirse la hora de juego. En el minuto 66, Sylla, muy activo, se levantó entre los zagueros rivales en la frontal del área pequeña para cabecear con maestría un gran centro de Jordi Calavera desde la derecha y anotar el gol del triunfo del Girona. Fuente www.cope.es/cartagena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *