La pegada de Inter Movistar decide ante Jimbee FS Cartagena (3-6)

El Movistar Inter defiende su liderato en la Primera División de fútbol sala a base de pegada y de esa manera se ha impuesto por 3-6 al Jimbee Cartagena, que encadena tres derrotas seguidas en la competición, por lo que se aleja de su objetivo de disputar las eliminatorias por el título.

No obstante, el cuadro cartagenero, que tenía las bajas por sendas lesiones de Batería, Ique y Mellado, salió dispuesto a todo y a los tres minutos un saque de banda se convirtió en el primer gol después de que Eka le ganase la disputa por el balón a Carlos Ortiz.

Duda optó entonces por el portero jugador con Jesús Izquierdo, algo cuando menos curioso, pero fue una maniobra puntual para evitar el empuje rival depués del 1-0.

La alegría, en todo caso, duró poco porque Bebe, próximo jugador del Jimbee y cuyo fichaje ya ha sido anunciado, empató aprovechando una diagonal y estando Raúl Jerez descolocado.

El Jimbee reccionó bien y Juanpi, de buen tiro a pase de Solano, puso otra vez por delante a los de la ciudad portuaria en el minuto 10.

El Inter tiró entonces de potencia. Humberto, con un gran chut, que tocó en Eka y alejó el balón del alcance de Raúl Jerez, volvió a igualar la contienda y segundos después Raja dejó el balón de cabeza para un nuevo mísil, éste de Borja. El Inter por primera vez estaba por delante en el encuentro a falta de cinco minutos para el descanso y la diferencia fue todavía mayor cuando Gadeia culminó una gran combinación del ataque interista casi sobre el bocinazo que marcaba el final de los 20 minutos iniciales.

En la segunda mitad el Jimbee no encontró la fórmula para superar a la defensa dispuesta por Tino Pérez y por ello Duda optó por recurrir a Attos como portero jugador en el minuto 6 del segundo tiempo, pero eso tampoco fue una solución.

Ya otra vez cinco contra cinco, Franklin, a pase de Gabrielzinho, sí acertó y estrechó el resultado con el 3-4. El gol animó a los rojiblancos que dispusieron de una oportunidad buenísima para haber empatado. Solano forzó un penalti ante Raya que él mismo lanzó, pero no lo aprovechó al ganarle la partida su ex compañero Jesús Solano a falta de 9 minutos y 49 segundos para la conclusión.

Ganar o perder a menudo depende de detalles y así fue también en este encuentro, al margen de que el Inter mostró más aplomo y pegada. La segunda tarjeta amarilla de Eka le costó la expulsión y un doble penalti que Gadeia sí que no perdonó para conseguir el 3-5.

Antes de acabar Ricardinho dejó muestras de su clase con un gol de bella factura. Un toque sútil de O Mágico, como se le conoce, para levantar el balón ante Raúl Jerez fue la sentencia y un regalo para los ojos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *