El Real Murcia tumba al líder FC Cartagena (2-0)

DAVID SORIA HERNÁNDEZ

No tenían suficiente con ser campeones. Menos de 72 horas después, el Real Murcia ‘enloqueció’ hasta el punto de hacerle frente, y ganarle, a un rival que solo tenía razones para salir triunfador: es el líder, le doblaba en puntos, llevaba 12 jornadas sin perder y aún estaba invicto como visitante. Pero a quién le importa. A Adrián no, y junto con sus chavales siguen mostrando esa inconsciencia competitiva. Ganó 2-0 en un partido que abrió Edu Luna y cerró Meseguer. Ellos metieron los goles y Dorrio, que entusiasmó, se apuntó otro tanto cuando evitó el empate de un FC Cartagena a contrapié.

El derbi, tras un cortés pasillo, comenzó electrizante y con gol. Dorrio superó a Forniés y el córner siguiente lo puso Armando a la cabeza de Edu Luna. El capitán está afinado como nunca. El FC Cartagena, como la semana pasada, fallaba a balón parado. Los albinegros intentaron hacerse con el control en una situación nueva. La fiabilidad o el oportunismo ya no valían. Tocaba construir ante un Murcia que se dedicó a destruir. Aun así, los de Munúa combinaban bien y progresaban. Esta vez Cordero no estaba en el doble pivote, sino como interior derecho en un 4-3-3. En el otro perfil estaba Quim Araujo, que tuvo la primera gran oportunidad para empatar. Lejárraga achicó muy atento tras un error atrás.

La posesión era del Cartagena, que circulaba constantemente para mover el bloque de un Murcia por momentos muy encajonado. A pesar de tanto balón y de jugar bastante bien, las grandes ocasiones llegaban tras errores ajenos. Una salida precipitada del Murcia acabó con Santi Jara cabeceando fuera, solo en el segundo palo. Más tarde, Lejárraga falló por alto y Armando evitó el gol en la línea. Antes Edu Luna había sacado junto al poste un remate de Andújar. William, tras una buena finta y dejando detalles otro partido más, disparó cruzado y el portero grana blocó bien.

A pesar de esa ocasión, el Real Murcia había acabado la primera parte estirándose. Así siguió tras el descanso hasta sentirse mejor sobre el campo. El Cartagena ya no tenía el dominio y su peligro solo pasó en una contra que pudo ser el empate, un dos contra uno llevado por Jara que Dorrio neutralizó de modo académico. Munúa metió a Jovanovic y Adrián no tardó en responder. Si el FC Cartagena atacaba con dos delanteros, el Real Murcia defendería con tres centrales. En su caso no tuvo que gastar una sustitución, sino que solo tuvo que cambiar de posición a Armando.

Dorrio era el estímulo constante para los granas, que casi marcan otro gol. Algunos lo celebraron. Armando, de libre directo, remató al lateral de la portería. El Cartagena apuraba sus opciones y Carrillo, que entró por un desenfocado Santi Jara, intentó darle desequilibrio y dinamismo a un equipo que ya buscaba colgar balones. Elady no fue relevante hasta que forzó una parada de Lejárraga. Finalmente, a la contra, el Real Murcia sentenció. La bola de partido le había caído a Meseguer. Precisamente a Meseguer. No perdonó. Capitanía y primer gol con el primer equipo en solo tres días para levantar una Copa y triunfar en un derbi. La celebración de la victoria ahogó el pitido final. Los chavales de Adrián siguen contagiando su locura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *