Un Real Murcia feliz quiere ganar al invencible Marbella

David Soria Hernández

En los últimos días todo va rápido en el Real Murcia. Los pospartidos y las previas casi se confunden. Con un micro se cierran las puertas del estadio y con el mismo se abren a la mañana siguiente. Menos de 72 horas después de clasificarse para la Copa del Rey en un emotivo y exitoso partido de Copa Federación, los granas intentarán aprovechar su actual felicidad para ganar a un rival invencible. Le visita el Marbella (17.00, Footters), único equipo que no ha perdido en Primera, Segunda y Segunda B. “Ha sido una noche corta, pero desde las seis de la mañana ya estamos pensando en el Marbella. O cambiamos el chip o nos pintarán la cara”, avisa un Adrián Hernández que no descansa.

Con poco tiempo para recuperar fuerzas por el partido copero, la misma Copa Federación da soluciones. Está integrando a toda la plantilla para rotar sin desconfianza. Andy Escudero lo sabe mejor que nadie. En esa competición debutó como grana y suma un gol y dos asistencias. En Liga no fue convocado hasta la jornada 6 pero ha jugado los dos últimos partidos. Y a Dorrio ya le ha dado la primera titularidad liguera. A eso se suma Josema, que regresa tras varias semanas lesionado. Armando también vuelve en Liga después de cumplir sanción (ya jugó en Copa). Aún será baja Curto. El partido del jueves, con defensa de cuatro y falsos extremos, abre el abanico táctico. “Buscamos alternativas para lograr victorias, nos divertimos moviendo cosas”, reconoce el técnico grana.

El extraordinario 2019 del Marbella

Desde que David Cubillo llegó a su banquillo a inicios de 2019, el Marbella solo sabe moverse en el terreno de lo extraordinario. Con la idea de juego del entrenador y un acertado puñado de refuerzos invernales el equipo pasó de mirar al descenso a ser el segundo mejor de la segunda vuelta. Solo encajó 6 goles. Mantuvo el bloque y ahora no solo no pierde (1 derrota en los últimos 30 partidos) sino que es el mejor ataque (18) del Grupo IV. El Marbella no perdona en los inicios: 8 de esos 18 tantos los marcó en los primeros 15 minutos. Es el peligro de un equipo solidario en defensa y vertical en ataque. Ahí destaca su juego por fuera. Los extremos vuelan (Mustafá y Paulo Vitor suman dos goles cada uno) y los laterales marcan (Saúl, 3 tantos) y asisten (Redru, 3 pases de gol). Añón sigue poniendo control y toque a balón parado y Óscar García mantiene el acierto (5 goles) que trajo de Melilla. Con ellos vienen los exmurcianistas Manel, Dani Pérez y Santomé. No lo hace Samu Delgado, sancionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *