UCAM Murcia CF y Real Murcia empatan en un derbi con más ambiente que juego

David Soria Hernández

Las llamadas sensaciones están hechas para partidos como este. Partidos que reparten puntos, pero que no reparten diagnósticos. Aunque no haya goles. Porque del 0-0 de La Condomina el Real Murcia salió reforzado. Confirmó su maduración desde Talavera y eso en un partido de tanta carga emocional tiene valor añadido. Casi siempre controló un partido que llevó a su terreno ante un UCAM que se queda con menos certezas. Tras dos semanas positivas, el proceso vivió un retroceso incómodo.

Llegó el derbi y Albés movió el sistema. Tras dos jornadas, ambas de crecimiento, con dos delanteros, apostó por jugar con uno. Llegó Aketxe, que era duda, pero se sentó Perales. Por primera vez Rafa de Vicente y Chavero coincidían en una alineación. La intención era hacer un juego más elaborado, no tan directo. Intentaba organizar De Vicente con un Murcia agresivo en la presión. Se notaba el punto extra de intensidad de estos partidos. Ese UCAM empezó a disolverse. Chutaba Curto y Armando, central, centró. Los de Albés se veían metidos atrás. No llevaban la iniciativa ante un Murcia que ante un solo ‘9’ mantuvo a sus tres centrales y que atacaba con pocos toques, pero rápidos y oportunos.

Los de Adrián encogían al UCAM. Sacaron varios córners y sus carrileros se desplegaban. Uno de ellos, Álvaro disparó con más potencia que puntería. El control del Murcia iba a más. Juanma robaba y lanzaba ataques verticales para alegría de Iván. Mientras tanto, Josema conectaba con Legaz. Un par de amarillas paró la inercia y el UCAM pudo respirar con varias opciones a balón parado. No era capaz de construir ante las líneas granas, electrificadas, y empezó a saltarlas con las rupturas al espacio de Higón.

Después del descanso el UCAM intentó recuperar la iniciativa, tocar y mandar. De hecho, Carlos López probó el disparo y el equipo trazó una buena triangulación que acabó en córner. Pero el Murcia siempre le incomodaba. Y le asustaba. Álvaro tuvo la que fue en ese momento la mejor ocasión de partido. Dentro del área, recibió, se dio la vuelta y su disparo cruzado se fue cerca del poste. Los granas estaban muy concentrados. Antonio López, como líbero, resolvía cualquier interrogante y a su lado crecían Armando y Edu Luna en una gran actuación de la tripleta. Aketxe solo pudo disparar una vez, a balón parado. Y chocó con la barrera.

En el último tramo, y descontando ambos equipos sus cambios, el UCAM pudo dar un arreón. Mejoró sin aún ser mejor, pero Lejárraga evitó el gol de Hugo Álvarez con una ágil estirada. El portero ya había calentado los guantes, en tiros sin complicaciones. Camacho, dentro del área, también tuvo una ocasión clara. Le cortó la inercia la expulsión de Galas, por doble amarilla. Con uno más, el Murcia repuntó y casi gana. Peque, a pie cambiado, condujo hacia dentro y buscó el tiro. Ya lo había intentado antes y ahora ajustó mejor, pero el larguero escupió el disparo. Fue la última opción para evitar el 0-0, el primero en la breve historia de los UCAM-Real Murcia. Pero sin goles, sí hubo conclusiones. La muchachada de Adrián gana credibilidad y el grupo de Albés necesita más tiempo del deseado.

Ficha técnica:

UCAM Murcia CF: Iricibar, Hugo Álvarez, Galas, Rafa De Vicente, Higón, Chavero (Manu Justo 61’), Carlos López (Viti 56’), Vicente Romero, Aketxe (Mayoral 75’), Camacho y Johan.

Real Murcia CF: Lejárraga, Edu Luna, Antonio López, Juanma, Armando, Curto (Toril 72’), Josema (Peque 78’) Manolo, Iván Pérez, Marcos Legaz (Álex Melgar 55’) y Álvaro Rodríguez.

Árbitro: Víctor Pérez Peraza (Comité Tinerfeño) mostrós amarilla a Galas, De Vicente, Marcos Legaz, Tanis. Expusó a Galas por doble amarilla.

Rueda de prensa de Rubén Albés

Rueda de prensa de Adrián Hernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *