UCAM CF y Sanluqueño empatan en un partido en el que los locales merecieron la victoria (0-0)

DAVID SORIA HERNÁNDEZ

Cuando llega la jornada 1 de cada temporada siempre hay un UCAM distinto. Con entrenador nuevo y plantilla renovada. Así, con Rubén Albés y 15 altas, asomó un equipo intencionado pero aún por conocerse. Llegó la Liga y sigue en pretemporada. Poco pudo hacer para remediar el 0-0 ante el Sanluqueño, aunque en los últimos minutos tuvo opciones de ganar un partido en el que no fue mejor.

Fue Gurdiel, uno de los pocos que siguen, el que más certezas trajo. Conoce muy bien la banda derecha de La Condomina. Por ahí se proyectó para rematar dentro del área. Albés preveía que el Sanluqueño iba a tener fases de posesión, pero seguramente no tan prolongada. Los de Abel elaboraban sus ataques mientras el UCAM replegaba. El problema era que no era capaz de salir, con muchos enredos con la pelota. Y Gianni apareció. Palmeó un globo de Geijo que se colaba e hizo una gran estirada tras un disparo a su palo de Quesada.

El UCAM no daba noticias arriba cuando Mayoral, llegando de cara, remató fuera en una ocasión clara. También estuvo cerca Gurdiel, que en un libre directo intentó sorprender al palo del portero. Pero el Sanluqueño seguía tocando despreocupadamente. Segura lo intentó con un disparo con el exterior y Geijo no acertó con una vaselina. Se había quedado solo tras una mala cesión de Perales. Los universitarios, muy imprecisos, le daban la espalda al balón.

Así siguió durante varios minutos después del descanso. Torpe y sin cohesión, no era capaz de imponerse. Entró Aketxe y entró en calor con un libre directo lejano que Isma Gil rechazó con apuros. El UCAM empezó a ganar terreno, dominando sin mucho brillo aún. Mayoral se fue como un rayo por la derecha y puso un balón en el área que Aketxe casi empuja en boca de gol. El extremo derecho repitió un rato después con otro balón envenenado.

El Sanluqueño no pudo cambiar con los cambios una dinámica que le iba acercando mucho a su portería. Desde cerca pudo ver que un remate de Aketxe, en un poderoso cabezazo, se fue al palo. Otra vez el peligro llegaba desde la derecha, reapareciendo Gurdiel. Lo buscaba el UCAM, sin demasiado orden y buscando el juego directo para que Aketxe generara situaciones por sí solo ganando los duelos. Ese empuje sin mucho acierto no bastó. Queda mucho por encajar. La Liga se coló aún en su pretemporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *