Onwu, en el añadido, da el triunfo a UCAM CF ante Real Murcia en Nueva Condomina (0-1)

David Soria Hernández

En el UCAM el tiempo de añadido se había vuelto muy caro. Perdió un punto ante el Sevilla, dos ante el Villanovense y dejó de ganar otro ante el Badajoz. Pero llegó el giro. Esta vez se llevó dos. Y ante el Real Murcia. Un gol de Onwu le dio la victoria (0-1) en NC, donde los universitarios suman tantas victorias como visitas. Rompe su racha de 5 partidos sin ganar y mantiene la de jornadas en ‘play-off’, 30. Siempre fue más peligroso que un  Real Murcia que no le valió con equilibrar el juego. Como local encadena tres derrotas seguidas y ya suma más partidos perdidos que ganados.

Acabó mal para el Murcia un partido que ya empezó torcido. Forniés se lesionó en el calentamiento y Parras ocupó su banda, con Dean de lateral derecho. El equipo de Algar quedaba cojo, sin su jugador más profundo ni sucedáneos. Con Parras, Bernal y Josema, cuando los extremos se intercambiaban, solo había diestros por la izquierda. Se podía articular mucho mejor el UCAM, con sus laterales inquietos. Gurdiel disparó nada más comenzar y repitió pronto en un libre directo. También lo intentó Chavero, tras dejada de Titi.

Eso sí, el Murcia no se iba a dejar dominar por el UCAM. También proponía con el balón, buscando sus ocasiones desde el ataque organizado. Sin Forniés quedaba Josema y un centro suyo lo cabeceó fuera Santi Bernal. Ambos equipos alternaban el control del balón, aunque los de Munitis eran más incisivos. Isi Ros buscó un toque sutil para superar a Mackay, pero cruzó demasiado. Fue a partir del 30′ cuando el UCAM empezó a descoser al Real Murcia, que necesitaba mucha concentración para evitar desajustes. Los mediapuntas iban por dentro para desbordar a Maestre, a la vez atraían a sus laterales rivales. El carril abierto lo aprovechó sobre todo Migue García, que chutó al palo. Antes Mackay tuvo que hacer un paradón ante Titi. Era las mejores ocasiones de un equipo intimidante.

Lo mejor para el Murcia fue no encajar y que llegara el descanso. Regresó al campo con la idea de recomponer la figura. Quería recuperar la iniciativa e incluso Parras logró levantar un centro que cabeceó Chumbi. Germán atrapó sin problemas. Era el primer disparo a puerta. Ese era el debe, la falta de remate, y Algar buscó agitar el partido con la entrada a la vez del debutante Henrique y Curto. Desequilibrio y finalización. Era el extra que le faltaba al Murcia porque aunque Migue García obligó a otra gran intervención de Mackay, el UCAM apenas estaba creando juego en el segundo tiempo.

Pero el efecto de los cambios quedaron en un amago. Otra vez el UCAM fue mejorando en los últimos minutos, ahora con Onwu en el campo. El UCAM acababa al alza. Dominaba y metía atrás al Murcia, que no conectaba tampoco alguna contra. Entonces en el añadido, el delantero, en boca de gol, finalizó una triangulación con Isi Ros e Hicham. Era el 92’. Atacando y combinando. Así acaba el UCAM su mala racha, siendo fiel a su estilo. El Murcia sigue siendo fiel a su temporada, sin dos alegrías seguidas.

Julio Algar
Pedro Munitis


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *