El Real Murcia sigue de reformas superando al Sanluqueño (1-0)

David Soria Hernández

En la primera parte dispararon los jugadores de segunda línea y en la segunda mitad llegó el primer gol en la temporada de un defensa. Y un palo de Manel. Y un gol anulado a Chumbi. Cuando el Real Murcia se quedó sin Aquino, su goleador y mejor jugador, apareció todo el equipo para jugar como en los mejores días y ganar. Un cabezazo de Charlie Dean derrotó (1-0) al Sanluqueño, encajonado por un Murcia que no lucía así en NC desde hacía mucho. Una victoria deseada y un juego reconfortante en medio de un plan de adelgazamiento que ya cuenta con 6 bajas invernales.

Si la semana pasada debutó Domi Pujante, en esta lo hizo Santi Bernal. Y lo hizo como titular. Cogió el sitio que hubiera sido de Aquino y hasta llevó el ‘10’. No le pesó. Desprecintó el partido con un disparo que paró Dani Barbero y persiguió un balón hasta forzar el primer córner. Fue un comienzo entusiasta que se extendió a todo el equipo. Nahuel centraba para el remate de Julio Delgado y José Ruiz le imitaba para sacar un córner. El Real Murcia llevaba la iniciativa ante un Sanluqueño a la espera, juntito en su campo y listo para correr.

No pudo hacerlo. José Ruiz y Nahuel siempre ganaban sus duelos defensivos. Neutralizados Mawi y Dani del Moral, el Sanluqueño quedaba podado. El Real Murcia, por lo demás, presionaba arriba, se activaba tras pérdida y circulaba con constancia. Dani Barbero, con más o menos apuros, tuvo que intervenir varias veces. Josema disparó repetidamente y también lo intentaron Julio Delgado y Manel. Además, la defensa bloqueó un disparo de Miñano llegando al área. Al Real Murcia le faltaba un poco ante un Sanluqueño cada vez más replegado, sin más peligro que unos disparos muy desviados de Güiza y José Romero.

El partido se descolocó en los primeros minutos de la segunda parte. Mackay, con una gran estirada, desvió un disparo de Mawi y Dani del Moral se coló por la banda para meter un balón muy peligroso. El Sanluqueño había salido mejor y estaba más arriba que nunca, con Ceballos llegando y centrando. Dani del Moral agitaba su banda forzando un córner ante Nahuel. Era otro partido, irreconocible. Lo pasó mal el Real Murcia, pero empezó a guardar otra vez la pelota y todo volvió a la normalidad.

Los de Herrero empezaron a recuperar el control, beneficiados por el empuje de Chumbi. Con pocos segundos casi remata a bocajarro. Sí lo hizo poco después, pero su remate fue demasiado flojo. Había centrado Julio Delgado. La banda izquierda, incluyendo a Nahuel, era la más activa. De aquella sacudida del Sanluqueño solo quedó una réplica. Mawi, por una vez, superó a José Ruiz, tocó para Güiza y este cedió a su vez para Del Moral. Falete, con su equipo cada vez más cerrado, sacó a Edu Oriol para tener piernas frescas al contragolpe.

El Real Murcia seguía en la búsqueda cuando Manel, tras un movimiento en profundidad, envió al palo un disparo cruzado. Enseguida hubo otra llegada peligrosa. Era el momento. Y todo se desbordó justo entonces cuando Charlie Dean cabeceó con autoridad un córner. La grada estalló, entusiasmada como un equipo que ya iba lanzado. Manel remató fuera después de que Barbero se anticipara a Chumbi, que marcó un gol que fue anulado. Ese último pase se lo dio Dean, como si fuera un mediapunta. El equipo grana no bajaba el ritmo y además jugaba muy bien. Los delanteros era los primeros hambrientos, aunque eso no impidió que Chumbi asistiera a Manel. El mano a mano lo ganó Barbero. El partido lo ganó un Real Murcia reducido. Sin Alfaro, Corredera o Aquino. Pero que jugó como con ellos. Un Real Murcia que ante el Sanluqueño valió más de lo que cuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *