El UCAM CF vuelve a sentirse importante

David Soria Hernández 

El UCAM CF, en su corta historia, se ha definido por la ambición y los éxitos. Sin embargo, el club empezó a sufrir decepciones deportivas a las que no estaba acostumbrado. Después del imprevisto descenso de Segunda en 2017, llegó una temporada fallida en el regreso a Segunda B por culpa de una segunda vuelta mediocre que le dejó, por puntuación, más cerca del ‘play-out’ que de los ‘play-offs’. Pero este 2018 también está siendo el año en el que el UCAM vuelve a ilusionarse. Con Munitis en el banquillo, el equipo ha recuperado la autoestima y la jerarquía y ha sido líder durante varias jornadas en la primera vuelta de la Liga 18/19.

La mala temporada 17/18 del UCAM se tradujo en cuatro entrenadores distintos, tres de ellos en la segunda vuelta. José Miguel Campos inició un año que trajo fichajes prometedores. Abel Gómez, Cristian Bustos, Onwu o Gerard Oliva parecían mejorar la plantilla, pero el rendimiento del equipo no fue el esperado. Los buenos resultados que llegaban eran gracias al extremo Marc Fernández. Sin ser el ‘9’ del equipo, era determinante por su velocidad y remate (12 goles). Su acierto era la suerte del UCAM.

Campos fue destituido y el club decidió apostar por Luis Casas, hasta entonces segundo entrenador. El ‘play-off’ corría peligro y se produjo el desplome ante el CD El Ejido (3-0). Llegó Munitis, pero iba a ser demasiado tarde. Eso sí, revitalizó al equipo con un juego valiente y protagonista. Sin embargo, los triunfos tampoco llegaban y el UCAM confirmó un 2018 muy pobre en el que perdió 8 partidos y solo ganó 4. En una temporada que mereció la hoja de reclamaciones logró por sorpresa una propina: participar en la siguiente Copa del Rey.

 

La mejoría con Munitis no fue ignorada y el club le renovó. El técnico, ahora sí, tendría el tiempo que necesitaba para que su propuesta de juego generara resultados positivos. Aunque la Liga empezó con una derrota en casa, pronto llegaron las victorias. No faltaron los obstáculos. A una plantilla corta (19) se le sumaron constantes lesiones. Pero el equipo, auxiliado por los jugadores del filial, supo salir adelante con bastante personalidad y muchos momentos de gran juego.

El talentoso Isi Ros maduró sin perder atrevimiento y comandó a un equipo ofensivo y goleador que llegó a ser líder. Aunque no partía como favorito para ser campeón, parece difícil que no se mantenga en esa pelea. Otra vez el UCAM CF se siente importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *