Coleccionista de medallas y ejemplo de superación en la vida y en el deporte

Manuel G. Tallón 

Todo un ejemplo de superación en la vida y en el deporte. Lorenzo Albaladejo Martínez, atleta de 28 años y vecino de San Javier, donde nació el 4 de mayo de 1990, es un espejo en el que mirarse.

Desde el mismo día en el que vino al mundo se ha visto obligado a luchar ante la adversidad y en eso, en luchar, es un fuera de serie. Problemas en el parto le causaron una parálisis cerebral que, en cualquier caso, no le impide disfrutar con su pasión y hacerlo al más alto nivel.

Albaladejo, después de probar en varios deportes, se quedó con el atletismo hace ya diez años cuando se dirigió a la escuela municipal de su pueblo.

Desde entonces se ha habituado a destacar compitiendo en la categoría T38, la que le corresponde por su discapacidad. En ella ha conquistado hasta 16 títulos de campeón de España y nueve medallas en Campeonatos de Europa.

Durante el pasado mes de agosto, en Berlín, volvió a dejar patente su potencial logrando tres preseas -una de oro y dos de bronce- en el Campeonato de Europa Paralímpico.

En los 400 metros lisos se proclamó campeón continental estableciendo, además, la mejor marca de la temporada con un tiempo de 55 segundos y 71 centésimas. A ese éxito sumó sendas medallas de bronce en los 100 y los 200 metros.

El atleta murciano se mantiene en la élite de su deporte, en la que se encuentra desde hace años. En 2017 logró un sexto puesto en los 400 metros y dos décimos en los 100 y los 200 del Mundial de paraatletismo de Londres.

La progresión de Albaladejo se mantiene y la prueba de ello es que en la capital alemana mejoró los tiempos que había conseguido en la inglesa tanto en los 200 como en los 400 y se acercó mucho a los 12 segundos y 2 centésimas que acreditó en los 100 metros de Londres.

“Hay que celebrar lo conseguido y entrenar todavía más para estar con los mejores. Lo que importa es el camino más que el resultado final”, manifestó el atleta una vez concluida su brillante participación en suelo germano.

Plusmarquista nacional de esas tres distancias en la mencionada categoría T38 y también de salto de longitud, este murciano puede presumir de ser el atleta con parálisis cerebral más destacado de la historia de España en pruebas de velocidad. Sin embargo, él, más que presumir, lo que hace es disfrutar y hacer partícipe a la sociedad de lo que lleva a cabo.

Es habitual verle impartir conferencias de carácter social y hace unos meses puso su imagen a una iniciativa de la Comunidad Autónoma para luchar contra un problema tan acuciante como es el acoso escolar.

“Estoy inmerso en temas que tienen que ver con la prevención de la exclusión social y la violencia en todas las formas con niños y adolescentes”, apunta el deportista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *