España, con Eva Navarro, hace historia y llega a la semifinal del Mundial Sub’20

El lema del torneo reza en francés que es Le moment de briller, pero tal vez suena más precisa su traducción inglesa Dare to shine porque sólo desde el descaro y la férrea determinación puede asumirse que llegó la hora de atreverse a brillar.

La Selección española Sub-20 femenina lleva semanas repitiéndoselo como una letanía yllegado su momento en este Mundial no lo han querido desaprovechar para conseguir el hito de alcanzar las semifinales por primera vez en la historia de esta categoría.

El equipo dirigido por Pedro López no ha dado opción de inicio a Nigeria sobre el césped de Concarneau,obligado el seleccionador a recomponer el ataque por la baja de Lucía García, suplida por Maite Oroz, al tiempo que Candela Andújar ocupaba el costado diestro en detrimento de Eva Navarro.

El poderío físico de las africanas y el hecho de que saliesen victorias en el anterior encuentro entre ambos equipos, no iba a intimidar a las Sub-20 que salían dispuestos a reivindicarse con su juego vertical y combinativo.

Así, antes del cuarto de hora Aitana Bonmatí encontraba a varias socias antes de armar su pierna desde la frontal y batir de lanzamiento ajustado a la guardameta nigeriana.

Era el prólogo a una media hora de intenso dominio, en la que Lucía Rodríguez tenía que dejar el puesto a Eva Navarro, en el que Clàudia Pina era objeto de un claro penalti sin pitar y en el que Aitana Bonmatí volvía a mandar un lanzamiento de falta a gol, pero que tampoco fue concebido pese a rebasar la línea.

Finalmente ya al borde del descanso Patricia Guijarro podía hacer el segundo aprovechando una acción de estrategia, que dejaba un esperanzador resultado en el intermedio.

Musa Christopher, el técnico nigeriano decidía jugársela con atacantes más veloces y España sufría el envite ante una Nigeria convencida de lograr la remontada.

A los diez minutos de la reanudación un contraataque parado en primera instancia por Cata Coll iba a significar el gol nigeriano obra de Peace Efih en el rechace.

El tanto ponía en entredicho la clasificación, pero nuevamente España sabía gestionarlo con madurez y sabiendo competir en un torneo de tanta exigencia.

Nada ni nadie iba a robar la gloria para esta generación de jugadoras,la primera que en una categoría tan avanzada logran clasificarse para las semifinales de un Mundial mientras declaran con su juego que este no es su techo, que están aquí decididas a brillar, quién sabe si con una estrella de campeonas sobre el escudo. www.rfef.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *