UCAM Murcia CB conquista el bronce en la Champions (74-85)

El baloncesto ha sido justo con UCAM Murcia CB en la Champions y el conjunto de Ibon Navarro regresa de Atenas con la medalla de bronce en su cuello, después de ganar por 74-85 al conjunto alemán del MHP Riesen en un partido que siempre han tenido controlado los universitarios y en el que han sabido sobreponerse a las dificultades que se le han puesto en el camino, la primera la injusta derrota sufrida el viernes, con polémica arbitral incluida, ante el AEK de Atenas, la segunda en forma de lesión de José Ángel Antelo, los problemas físicos de Vitor Faverani que no ha podido jugar ni un solo segundo en toda la Final Four y la expulsión de Augusto Lima en el comienzo del tercer cuarto además de estar muy mermado físicamente el pívot brasileño. Estos obstáculos no han sido suficientes para que los universitarios hayan tenido siempre controlado el partido con unas diferencias que han estado entre los 4 y los 10 puntos en la mayor parte del partido. Con esta clasificación UCAM Murcia sigue haciendo historia y ahora se centra en la liga en la que debe pelear en las tres últimas jornadas de competición para entrar en los play off por el título. Nada más recibir las medallas muchos jugadores del equipo se fueron hacia la grada para festejarlo con los aficionados.

Los de Ibon Navarro comenzaron el choque dejando claro que querían la victoria. Llegaron las primeras ventajas para los universitarios, pero el conjunto alemán no tiraba la toalla para dejar un apretado 17-18 al final del primer cuarto. La presencia de Kloof y un resolutivo Lima volvieron a poner en ventaja al UCAM Murcia, que amenazaba con romper el partido. Cuatro puntos de Soko dejaron la diferencia en diez al descanso (32-42).

Tras el descanso, los alemanes confirmaron que iban a pelear hasta el final, llegándose a poner a cinco puntos en varias ocasiones. Los murcianos resistieron, incluso sin Lima que había sido eliminado pero con un buen Tumba, y cerraron el tercer cuarto con 53-60 en el marcador. Un gran Sadiel Rojas, que terminó con 18 puntos y 9 rebotes, acercaba la victoria a los suyos y Kloof con los últimos cinco puntos puso la guinda al partido para el 74-85 final.

AEK de Atenas se proclamó campeón

La final se jugó a continuación y, como ocurriera el pasado año en Tenerife, el equipo local se hizo con el título superando al Mónaco, gran favorito, por 100-94.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *