Un récord de oro

OLGA LORENTE

Ocho centímetros para la historia. Ocho centímetros que rompieron con toda una década. Sucedió el pasado mes de Julio en los Nacionales disputados en el Estadio Joan Serrahima de Barcelona, donde la lorquina Úrsula Ruiz batió el récord nacional de lanzamiento de peso –vigente desde hacía diez años- con la marca 18,28. Lo hizo, además, el día en el que se retiraba su amiga Irache Quintanal, curiosamente la atleta que ostentaba el récord desde 2007, con 18,20. Para añadirle más mérito al asunto, hay que destacar que Úrsula batió la marca española en su primer lanzamiento. Sólo un intento. Cerró los ojos, lanzó y se convirtió en la nueva estrella del atletismo nacional, certificando de paso su presencia para el Mundial de Londres, que se disputó un mes más tarde.

Úrsula Ruiz cuenta con diez títulos de España consecutivos, unas cifras que le acreditan como una figura absoluta en el atletismo de nuestro país. Todo un orgullo para su Lorca natal y para la Región de Murcia. Además, su nuevo récord lo ha conseguido en una temporada en la que se han cumplido 25 años del gran éxito del atletismo murciano: la medalla de plata de Antonio Peñalver en los Juegos Olímpicos de Barcelona. “La temporada ha sido muy positiva. El atletismo murciano sigue creciendo en resultados”, analizaba días después de la gesta de Úrsula el presidente de la Federación Murciana de Atletismo, Juanma Molina.

Para llegar hasta ahí, Úrsula Ruiz afrontó una serie de cambios importantísimos en su rutina, no sólo a nivel deportivo, también personal. Después de 15 años viviendo en el Centro de Alto Rendimiento de León, decidió volver a casa. A su tierra. A su Lorca. También cambió de entrenador. Dejó a Carlos Burón (mítico preparador, con siete Juegos Olímpicos) para ponerse en manos de Manolo Martínez, leyenda del atletismo español que fue bronce olímpico en Atenas 2004.

Si hay un nombre que se asocie al lanzamiento de peso, es Manu (ella lo llama así). Son muy amigos. “Primero fuimos compañeros y ahora, desde hace año y medio, es mi entrenador. Él me ha ayudado a ganar tranquilidad. Hablamos a diario. Estamos siempre en contacto”, comenta la atleta.

Este año, la lorquina se ha dedicado en exclusiva a ser deportista, aunque siempre que ha podido, lo ha combinado con la Escuela de Idiomas, con el Máster de Alto Rendimiento de la UCAM y con entrenamientos con niños. Este curso ha dado prioridad a su actividad deportiva. Su día a día lo han marcado los entrenamientos y su estado físico. Dependiendo de la época del año eran más o menos intensos (en invierno rondaban las cuatro horas al día y en época de competición se reducían a dos). Muchísimas horas de trabajo que por fin han tenido la recompensa soñada.

El peso de la madurez
La carrera profesional de Úrsula Ruiz ha estado siempre llena de éxitos, aunque ha tenido que trabajar mucho, muchísimo, para conseguirlos. En el año 2000 (con apenas 17 años) consiguió su primer campeonato de España siendo juvenil. Después llegarían diez más en categoría absoluta, en la modalidad de peso al aire libre y otros tantos en pista cubierta. Y aunque eso era motivo de alegría, siempre había una pregunta de fondo: “¿Cuándo vas a batir el récord nacional”. La respuesta la ha dado a sus 33 años, en plena madurez deportiva.

Esa tarde del mes de julio en Barcelona, Úrsulta Ruiz lloró de emoción. Por fin lo había conseguido. “Llevo muchos años dedicándome a esto. Estoy acostumbrada a ganar, porque tengo 10 títulos de campeona de España, pero llevaba mucho tiempo peleando por el récord nacional. Me acercaba, pero nunca daba el salto a los 18 metros. Mi mejor marca eran los 17,99 de los Juegos de Londres. Al fin este año lo he conseguido, he puesto mi nombre en la historia del atletismo de una manera contundente”, comenta orgullosa.

Esta vida requiere un gran sacrificio personal, aunque ella no lo define del todo así ya que, dice, hace lo que le gusta. Se siente una afortunada. Sí es cierto, confiesa, que para conseguir resultados, tienes que tomarte el deporte como un trabajo.

En cuanto a sus objetivos para el 2018, Úrsula dice que seguirá la misma rutina que la pasada temporada: “Voy a escuchar a mi cuerpo, ahora tengo 34 años y no es necesario forzar la máquina”.

Ya tiene las mínimas con las que ha logrado el billete para dos nuevas citas importantísimas. En Marzo de 2018, la de Lorca irá al Mundial de Atletismo de pista cubierta, que se disputará en Birmingham. Meses más tarde, en agosto, participará en el Europeo de Berlín. “No me pongo números, intentaré hacerlo lo mejor posible”, afirma ella. Haga lo que haga, ya es historia para el atletismo regional y nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *