La futura estrella del tenis mundial es de El Palmar

Manuel G. Tallón

Va para crack absoluto. Luego, el tiempo, la suerte y su propia progresión dirán hasta dónde es capaz de llegar, pero no hay duda de que Carlos Alcaraz Garfia es uno de esos jóvenes elegidos para dominar su deporte y lo tenemos en Murcia.

Este chaval de 14 años, natural de El Palmar, donde nació el 5 de mayo de 2003. Lo tiene todo para triunfar, algo que ya hace sin discusión entre los chicos de su edad e incluso un par de años mayores que él.

2017 ha sido el año de su confirmación, aunque obviamente a su edad le queda mucho camino por recorrer. Se proclamó campeón de España infantil de forma arrolladora -en Madrid ganó sus seis partidos cediendo sólo un set, incluyendo el último ante al balear Marc Othma Ktiri por 6-1 y 6-3- y lo más sorprendente es que fue subcampeón en la cadete. En Lleida sólo cayó en la final en tres sets frente al burgalés Nicolás Álvarez Varona (7-6, 4-6 y 7-5).

Su tenis también le hizo brillar en el ámbito internacional y alcanzó su cénit en el Masters sub-14, celebrado en el O2 Arena de Londres, donde logró el título superando al brasileño Pedro Boscardin Dias por 6-4 y 6-2.

Además, con la selección española infantil, se llevó el título europeo venciendo en la final del torneo disputado precisamente en Murcia ante Rusia por 2-0 y rozó el mundial, el cual perdió en la final contra Suiza por 1-2 en la ciudad checa de Prostejov.

Alcaraz, igualmente vencedor de otros torneos de prestigio como la Babolat Cup, el Conde Godó y el Internacional Tennis Europe de Portugal en la categoría sub-14 y el Rafa Nadal Tour y el Mutua Madrid Open en la sub-12, pertenece al equipo de la Federación de Tenis de la Región de Murcia (FTRM), con cuya selección infantil también se llevó el título nacional en Villena ganando por 2-1 a Aragón.

“Siempre se puede mejorar, pero no hay duda de que ha sido un gran año para mí, con importantes triunfos y espero mantener esta línea”, cuenta Alcaraz, quien sostuvo su primera raqueta con tres años y empezó a recibir clases con cinco.

Desde entonces esta ‘herramienta’ casi es una prolongación de su brazo derecho.

“También tengo que ganar fuerza, algo lógico porque soy joven, y cuando lo haga eso influirá y me hará cambiar algo mi juego”, explica el jugador murciano, quien se declara admirador de Rafa Nadal, sobre todo, “por su carácter y la forma que tiene de luchar en la pista, donde se comporta como un guerrero”, según declara.

Sobre el hecho de enfrentarse a adversarios hasta dos años mayores que él comenta que sólo piensa en dar el máximo de sí mismo.

“Cuando tengo un rival más experto suelo pensar que no tengo nada que perder y hago mi juego luchando hasta el final. Salto a la pista sin miedo por muy bueno que sea el jugador que tenga enfrente, pues lo que yo debo hacer es desplegar mi mejor tenis”, explica sin complejos.

El ritmo no para y tras un 2017 pletórico llegará un 2018 en el que Alcaraz se marca el objetivo de alcanzar un buen puesto en el ranking internacional ITF sub-18 y en mejorar a base de esfuerzo diario. “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *