El Real Murcia despide 2014 con un triste empate ante el Guijuelo

Finalizó uno de los peores años de la historia del Real Murcia y lo hizo con un triste empate ante el Guijuelo. El cuadro de Aíra mereció más pero las circunstancias jugaron en su contra y la expulsión de Carrillo marcó el final. Al colegiado, lo peor del partido, reflejó en el acta que el jugador murciano dio un cabezazo al contrario sin balón en juego.
image
El Real Murcia se quedó a las puertas de una merecida victoria para despedir el 2014 pero de nuevo las ‘detalles’ que rodearon al encuentro estuvieron en contra, como fue el tener que jugar la recta final del choque con un futbolista menos por la expulsión de Carrillo y también el no aprovechar las oportunidades de las que dispusimos para aumentar la renta.

El partido tuvo dos fases. En la primera, con igualdad en el número de jugadores, el Real Murcia fue claro dominador del encuentro. Eso ocurrió durante 67’, en los que los pupilos de José Manuel Aira no dejaron practicar al CD Guijuelo su juego de elaboración con una presión que les hacía superar la mitad de campo con grandes dificultades. En los 45’ iniciales las acciones de mayor peligro estuvieron en las botas de Javi Flores y Armando pero en ambas acciones ganó la partida Devis, que repelió la falta del cordobés y posteriormente detuvo el disparo del capitalino.

En el segundo periodo ese presión tendría el efecto deseado ya que gracias a ella el portero erró en el despeje y terminó haciendo penalti sobre Gerard Oliva. Existe la duda de que fuese fuera del área pero queda claro que el colegiado se equivocó al no expulsar al cancerbero ya que Gerard se quedaba solo. La pena máxima la materializó el atacante catalán en el 50’.

El 1-0 no cambió la dinámica del encuentro ya que Fernando seguía sin pasar apuros en las acciones del CD Guijuelo. El trabajo defensivo se imponía sobre los ataques de los visitantes. En apenas cinco minutos llegaron dos acciones determinantes para el desarrollo del encuentro: la primera fue la expulsión de Carrillo por roja directa y la segunda un mano a mano de Arturo ante Devis que desbarató el cancerbero francés adivinando el sitio por el que iba a ir el balón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *